Parroquia Nueva Loja

Revisando la historia en este sector de la Amazonía, son dos los hechos que marcaron el inicio para la fundación de esta ciudad llamada Nueva Loja.

Por los años 1960-1965, se desata el boom petrolero en la Amazonía del Ecuador, es así que atraídos por el trabajo para la exploración del petróleo, llegan varios colonos, según relatos uno de los primeros en llegar fueron Florentino Calderón, Idelfonso Muñoz (colombiano), Miguel A. Rosero, César Peñaherrera, Alfredo y Ricardo Cerda entre otros, en su mayoría estaban relacionados con la compañía TEXACO-GSI, prestaban servicios como trabajadores o proveedores de alimentos.

Por 1965-1970, llegaron un grupo de colonos provenientes de la provincia de Loja liderados por Jorge Añazco Castillo, muchos emigraron por la fuerte sequía e impulsados por la noticias de que en el oriente había una riqueza incalculable de petróleo, y que la explotación de este recurso daría trabajo a miles de compatriotas, así muchos lojanos y no lojanos como don Jorge Añazco, Erasmo Rojas, Juan Carrión, Julio Marín, Edmundo Jaramillo, Carlos Añazco, Leonidas Morocho, Francisco Segovia, entre otros arribaron en un vuelo desde la Shell. Ellos permanecieron poco tiempo en Santa Cecilia, luego se trasladan aguas abajo por el rio Aguarico y llegaron a la desembocadura de lo que hoy es el camal municipal, pernotaron por varios días y se trasladaron al sector donde hoy es el centro de Nueva Loja, y levantaron sus chozas a la inclemencia del tiempo y la maleza, mientras se empezó a explotar (16 de febrero de 1967) el tan anhelado petróleo en el pozo Lago Agrio #1, hoy un sitio muy cercano a la ciudad.

En 1964 la Junta Militar de Gobierno decretó la Ley de Reforma Agraria y Colonización lo que propició la llegada de nuevos colonos a esta parte del Oriente, esta vez fue un grupo de azuayos entre ellos Emigdio y Salomón Zavala, Artemio y Carlos San Martín y Marco Carrión.

Jorge Añazco Castillo, lideró la creación de la ciudad, que desbrozaron la enmarañada selva y se apoderaron de grandes extensiones de tierra, cultivándola para sostén de sus familias; ellos, sin orientación técnica, ni económica se organizaron en la Pre-Cooperativa Agrícola “Nueva Loja” un 26 de diciembre de 1969.

Según relatos, se afirma que fueron 200 hectáreas en las que los colonizadores se asentaron, dentro de ésta superficie dejaron espacios para construir un parque, una escuela y una iglesia, mismas que hoy se ubican en el corazón de la ciudad.

También nació la Junta Promejoras, varios fueron sus presidentes, pero recordamos al Sr. Luis Vizueta Mata en 1971, cada uno en su momento, repartían solares a los colonos, y seleccionaron áreas de terrenos para escuelas, casas comunales, Subcentros de salud y para calles; así formaron los primeros centros educativos, como la escuela, Lago Agrio, después nació la escuela de niñas Leopoldo Lucero, y la Fiscomicional Pacífico Cembranos, en su orden.

Donde hoy se levanta el Parque Central (en la ciudad de Nueva Loja) era montaña, un grupo de hombres amantes del deporte con hacha y machete derribaron la maleza y la convirtieron en la primera cancha de fútbol.

En una dura lucha por la sobrevivencia y el desarrollo; los colonos mantuvieron una relación discrepante de manera permanente con personeros del IERAC, porque esta institución no quería que se levante el pueblo en lo que hoy es el centro de Nueva Loja, por ello hicieron proyectos para reubicarlos al otro lado del río Aguarico, iniciativa que fue rechazada por los colonizadores, además ya se construyó un centro de salud, donde hasta hace unos años atrás se conocía como la casa del pueblo, tiempo después con protestas y exigencias lograron que el Ministerio de Salud atienda a la población en ese sitio.

El IERAC, levantó su nuevo campamento en el actual estadio Luis Vernaza, los pobladores molestos con su presencia invadieron el área y los desalojaron; esta marcha la encabezó el Sr. Carlos Vernaza, y en su honor hoy lleva ese sitio deportivo su nombre.

En 1971, se levantó un caserío entre lo que hoy es la Av. Colombia y Av. Quito, terminaba en la calle 12 de Febrero. Otros habitantes que estaban distantes con la creación de la escuela Lago Agrio (primera escuela), construyeron sus casas muy cerca de ella, consolidándose de esta manera el primer poblado al que le pusieron “Nueva Loja”, por estar habitado en su mayoría por ciudadanos lojanos que añorando su Loja natal, inmortalizaron su nombre poniéndole “Nueva Loja”, la misma, nació legalmente el 5 de mayo de 1971.

Primer Colegio

Los jóvenes tenían necesidad de seguir estudiando, y un grupo de profesores tomaron la iniciativa, y pusieron en funcionamiento los primeros cursos del nivel secundario, se recuerda a un maestro que casa por casa visitaba a las familias motivándoles para que matriculen a sus hijos, así arrancó este nuevo servicio educativo que funcionó los primeros años en lo que hoy es CNT, la construcción fue de madera. Este plantel se constituyó en el embrión de lo que hoy es la Unidad Educativa Napo.

En 1975, un 14 de mayo, en el teatro de aquel entonces de propiedad del señor Leonidas Morocho, se reúne la población que se denominó “fuerzas vivas” para nombrar el Comité de Cantonización de lo que hoy es Lago Agrio, dicha organización la presidió el señor Jorge Añazco Castillo; como secretario Jorge Costales; tesorero Salomón Haro. Fueron años de gestión tenaz antes las autoridades, y las peripecias que corrían en los viajes que debían realizar hacia la capital, toda vez que la vía que conectaba con Quito, era carretera empedrada y con un sinnúmero de obstáculos que atravesar, pero finalmente en el año 1979 lograron su objetivo, la cantonización de Lago Agrio.

Con el pasar de los años, la ciudad de Nueva Loja fue creciendo exponencialmente por la migración de compatriotas ecuatorianos y de hermanos colombianos, pero además por la gestión de sus dirigentes y la presencia de las instituciones públicas y privadas. Los logros alcanzados se debieron a los paros que la población realizó, porque había dos mundos, el uno con todas las comunidades dentro del campamento Texaco ahora Petroamazonas y el otro, que se debatía a la suerte la inmensa población que emergía por la necesidad laboral y de vivienda.

Después de más de 60 años, el sueño de Jorge Añazco y de varios colonos que edificaron sus chozas y pensaron en mejores días para sus familias y colectividad, al parecer se va consolidando, la ciudad de Nueva en los últimos años ha tenido un desarrollo sustancial, posesionándose como un referente para la región gracias a la lucha constante de sus habitantes.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam.

Jorge añazco

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore.Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut.

JULIO MARIN

ERASMO ROJAS

JUAN CARRIÓN

LEONIDAS MOROCHO

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore.Lorem ipsum dolor sit amet

FOTOGRAFÍAS